Bienvenidos/as al Portal del Instituto Social del Mercosur

El director ejecutivo del Instituto Social del MERCOSUR (ISM), José Felicio, participó en el XVI Congreso Internacional del Foro Universitario MERCOSUR la semana pasada en Salvador, Brasil, y presentó los beneficios y desafíos de procesos de integración como del MERCOSUR. Felicio estuvo presente en dos actividades del evento: durante la solemnidad de apertura y en una mesa en dónde se discutió el tema “Nuestra América: ¿Por dónde volver a empezar?”. De acuerdo con el director ejecutivo, fue una excelente oportunidad para presentar la línea de actuación del Instituto Social del MERCOSUR y conocer especialistas, estudiantes e investigadores de procesos de integración regional, muchos que tienen como objeto de estudio el MERCOSUR.

En su discurso, destacó la importancia de que las trayectorias de los procesos de integración latinoamericanos sean mejor conocidas, permitiendo que se pueda comprender más debidamente las actuales etapas de los procesos. Citando iniciativas como la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, el MERCOSUR y otros arreglos más recientes como la Unión de las Naciones del Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de los Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). Proyectos inminentemente políticos, pero que generan intercambios comerciales y sociales importantes. “Pero son procesos de idas y venidas, que pasan por períodos de mayor o menor velocidad”, complementó.

En relación al MERCOSUR, explicó que la dimensión social de la integración, uno de los ejes de actuación más importantes del Instituto Social del MERCOSUR, ya estaba inscrita en el primer párrafo del Tratado de Asunción. “Allí esta mencionado que la ampliación de los mercados nacionales, a través de la integración, sería ‘condición fundamental para acelerar sus procesos de desarrollo económico, con justicia social’. Así, el MERCOSUR evolucionó mucho en los últimos 26 años, partiendo de una visión comercial e incorporando, con el tiempo, mecanismos e instituciones que buscan asegurar a los ciudadanos la plena vigencia de los derechos humanos y sociales”.

Como ejemplo de esos mecanismos e instituciones, Felicio citó las diversas reuniones especializadas y de autoridades nacionales de países del MERCOSUR, como de ministros de Educación, Cultura, Salud, Desarrollo Social, entre otros, además del propio Instituto Social del MERCOSUR, Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos (IPPDH) y del Parlamento del MERCOSUR, que poseen funciones claves y específicas en este proceso de integración.

Felicio destacó también que uno de los beneficios directos de la integración regional es evitar la interferencia de actores externos en asuntos regionales. “Y surge, desde luego, el ejemplo de la CELAC, en cuyos comienzos, hace casi diez años, constatamos con satisfacción que estábamos, los latinoamericanos y caribeños, por primera vez en la historia, reunidos sin la tutela de una potencia fuera de la región”, puntuó.

En relación a disputas comerciales, comunes en procesos de integración, subrayó la importancia de que sean tratadas con cuidado, debido a la repercusión mediática negativa que provocan. Para Felicio, en este ámbito de búsqueda de mejores oportunidades, sean comerciales o estratégicas, reside otro beneficio del proceso. “Los países del bloque, incluso aquellos de economías mayores, pueden tener dificultades para concluir acuerdos individuales con una gran potencia o con un bloque de países”, subrayó.

Felício recordó, además, de los desafíos del MERCOSUR en cuanto a llevar información y ampliar el sentimiento de pertenencia en las sociedades, en especial aquellas comunidades que viven en regiones fronterizas. Según él, es importante, y posible, que se realicen acciones concretas encaminadas a promover los beneficios de la integración. Beneficios como la facilidad de locomoción y de permanencia en los países integrados, la posibilidad de encontrar empleo digno, la acogida sin discriminación en las comunidades en que se elige residir, además del acceso a la educación, la salud y los servicios, en general, más eficientes y baratos.

Por último, José Felicio señaló la importancia de que los procesos de integración sean liderados por un país o por un grupo de países, que necesitan estar convencidos y claramente comprometidos. “En conclusión, quiero compartir el pensamiento de que la integración de nuestra América no equivale a una obra que daremos por concluida algún día. Construir la integración requerirá de nosotros un esfuerzo permanente. Tendremos que reciclar ideas, innovar y quizás improvisar, en esa tarea de promoción continua e insisto, interminable, de buscar soluciones alternativas ante los obstáculos que surgen en nuestro camino. Y tal vez no sea necesario recomenzar, pero perseverar siempre “, concluyó.

Composición de las mesas

La ceremonia de apertura del Congreso tuvo lugar el 27 de septiembre y contó con la presencia, además de José Felicio, del vicerrector de la Universidad Federal de Bahía (UFBA), Paulo César Miguez, del presidente del Foro Universitario MERCOSUR ,José Renato Vieira Martins, de la directora de UNILAB del campus Malés, Fábia Ribeiro, de Antônio Albino Canelas Rubim, de la Universidad Federal de Bahía (UFBA), y del rector de UNILA, Gustavo Vieira.

El día siguiente, el director ejecutivo estuvo en la mesa con el presidente del Parlamento del MERCOSUR, Arlindo Chinaglia, además de los docentes Emanuel Porcelli, de la Universidad de Buenos Aires, y María Regina Soares de Lima, de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, y Luiz Soares Dulci, del Instituto Futuro Marcos García.

Fotos: Salete Maso – Dvulgación/Fomerco

Copyrights © 2017 - Instituto Social del MERCOSUR - Av. Santa Teresa, 2763 c/ Denis Roa - Tel. +595 21 614909 - Asunción, Paraguay